Explicación bíblica sobre el Trono de Dios y del Cordero, Por Julio César Clavijo Sierra