Las Sagradas Escrituras enseñan que Dios el Padre fue manifestado en carne como el Hijo (el varón perfecto) para venir a salvar.