Jesús es el único Dios que fue manifestado en carne como uno de nosotros para venir a salvarnos.